Saltar al contenido

La Martingala: Estrategia Efectiva para Ganar en la Ruleta

La Martingala

La martingala es una de las estrategias de ruleta más conocidas y efectiva en la actualidad. Se basa en que tú como jugador, debes doblar la apuesta cada vez que pierdes, y reiniciar la apuesta cada vez que aciertas o ganas, por lo que con cada acierto logras recuperar la inversión inicial y además ganas un beneficio igual a la apuesta original.

Los casinos han captado este tipo de  trucos para jugar a la ruleta y han optado por limitar las apuestas máximas, evitando así que se pueda usar este sistema con cantidades de apuestas altas. Por tal razón hay que jugar con mucha cautela y no ir con la intención de ganar gran cantidad de dinero a corto tiempo aplicando este sistema de apuesta.

Análisis de la estrategia Martingala

Tomemos como ejemplo, que los resultados de cada apuesta son independientes y ejecutados de manera aleatoria, el tiempo de parada tiene un a valor esperado finito. Justificando el argumento de que es un sistema lineal, pero el valor de una serie de apuestas es solo la suma del valor esperado en cada tiro o apuesta. La expectativa de cada una de las apuestas no depende de si se gana o se pierde.

La estrategia de la martingala suele fallar con tiempo de parada sin límites, siempre que hay un límite en las apuestas o en el capital del jugador. Una forma de maximizar el sistema es realizando apuestas de menor cantidad para que en caso de doblar varia veces la apuesta no alcancemos el límite de apuesta puesto por la casa. Por tanto, utilizar recursos adecuados es lo que hace que sea una estrategia ganadora.

Probabilidad de la martingala
Probabilidad de la martingala

Ejemplo de la estrategia Martingala

Supongamos que un jugador tiene 100 $. El jugador apuesta 5 $ en la primera vuelta. Por cada pérdida, la apuesta debe ser duplicada. El jugador siempre apostará el doble de la apuesta anterior.

Por Ejemplo:

El jugador realiza su primera apuesta siempre al negro 5 $.

Y los resultados son los siguientes:

  1. Rojo: pierde 5 $, ahora apuesta 10 $.
  2. Rojo: pierde 10 $ más, ahora apuesta 20 $ doblando la última apuesta que fue de 10 $.
  3. Rojo: pierde 20 $ más y apuesta 40 $ doblando la última apuesta.
  4. Negro: Gana 80 $ el doble de su apuesta anterior.

En la jugada logra ganar el doble de su última apuesta que son 80 $.

Tomando en cuenta la apuestas anteriores que fueron de 5 $, 10 $, 20 $, 40 $ para u total de 75 $

El total de ganancia es 5 $ o lo que es lo mismo, la primera apuesta que se ha hecho.

Cuanto más fuerte sea la primera ciega más se gana, pero también hay que tener más capital para poder aguantar hasta que salga tu color.

Estrategia de la Martingala
Estrategia de la Martingala

Otra Técnica para Aplicar la Estrategia Martingala

Esta estrategia la experimenté y la he aplicado en diversas ocasiones y ha dado buenos resultados, ya que la selección de la jugada no es aleatoria sino siguiendo el mismo sistema de la ruleta.

Antes de comenzar esperamos el siguiente resultado de la ruleta

Y los resultados son los siguientes:
  1. Sale color Rojo: jugamos 5 $ al color Rojo.
  2. Negro: pierde 5 $ más, ahora apuesta 10 $ al color Negro doblando la última apuesta.
  3. Rojo: pierde 10 $ más y apuesta 20 $ al Rojo, siempre se apuesta al último color que arroje la ruleta.
  4. Repite Rojo: Gana 40 $ el doble de su apuesta anterior.

En la jugada logra ganar el doble de su última apuesta que son 40 $.

Tomando en cuenta la apuestas anteriores que fueron de 5 $, 10 $, 20 $,  para u total de 35 $.

El total de ganancia es 5 $ o lo que es lo mismo, la primera apuesta que se ha hecho.

Toma en cuenta que si aplicas la técnica siguiendo el último color que lanza la ruleta, te da la ventaja de que el mismo sistema te dice que vas a jugar y no jugaras los colores de manera aleatoria. Las estadísticas de que salgan colores repetidos es mucho más alta que lo inverso. Debes tomar en cuenta, que cuanto más fuerte sea la primera ciega más beneficios tienes, pero también tienes que tener más capital para poder aguantar hasta que aciertes tu jugada.